Un lugar extraordinario

La Emmanuel School of Mission (ESM) de Roma se aloja en el célebre convento de la Trinità dei Monti (Trinidad de los montes, en italiano), confiado a la Comunidad del Emmanuel desde septiembre de 2016.

Un lugar en el centro de Roma

La cúpula de la basílica de San Pedro visto desde la Trinità dei Monti.

Un lugar histórico, rico en oportunidades misioneras

La Plaza de España: recibe máas de 20 millones de visitas al año

Un lugar para hacer turismo… ¡y para peregrinar!

La Plaza de España es uno de los lugares máas visitados del mundo. Ella está dominada desde lo alto por la iglesia de la Trinità dei Monti, a la cual se accede por una monumental escalera construida hace cinco siglos. Las escaleras transforman a cada turista en un potencial peregrino, que podría llegar a tener un encuentro con Jesús en la Iglesia.


El convento de la Trinità dei Monti

Un lugar célebre para los franceses

El convento y el santuario de la Trinità dei Monti fueron fundados en 1495 sobre la colina romana del Pincio por el rey de Francia Carlos VIII. El rey los donó a la orden de los frailes mínimos en gratitud a los servicios prestqdos por San Francisco de Paula a su padre, el rey Luis XI. El convento real y la iglesia fueron construidos entre 1502 y 1594, fecha en la cual el santuario fue consagrado.

El convento fue habitado por la comunidad de los mínimos, fundada por San Francisco de Paula, hasta la Revolución Francesa. En 1828, la propiedad fue confiada a las Hermanas del Sagrado Corazón, fundadas por Santa Magdalena Sofía Barat.

Desde su fundación, la Trinità dei Monti es un lugar francés. Después de las hermanas del Sagrado Corazón, la Fraternidad Monؘástica de Jerusalén se hizo cargo del complejo durante diez años, antes de que este fuera confiado a la Comunidad del Emmanuel en septiembre de 2016.

Haz clic aquí para saber más de la historia del lugar.

Un lugar histórico para la fe, la ciencia y el arte

Los Míinimos que vivían en la Trinità dei Monti eran grandes científicos y empeñados artistas. Por esto el convento y el santuartio están llenos de obras admiradas en todo el mundo. Podemos mencionar en particular el refectorio pintado por Pozzo, el Descenso de la Cruz de Volterra y tres piezas únicas que entremezclan el arte y la ciencia: dos anamórfosis y un inmenso astrolabio.


Un lugar magnífico de oración

El santuario de la Trinità dei Monti

Dominante sobre la Plaza de España, el santuario de la Trinità dei Monti atrae a más de un millón de turistas al año. Allí, la misa se celebra todos los días; durante la semana, en francés, mientras que el domingo en francés y en italiano. Tiempos dedicados a la oración y a la acogida nos permiten ayudar a todos los que entran a la iglesia a acercarse a Jesús.

La capilla Mater Admirabilis

A mediados del siglo XIX una hermana del Sagrado Corazón pintó una imagen de María en uno de los pasillos del convento. El Papa Pío IX le dio el nombre de Mater Admirabilis, «Madre Admirable». Ella es la figura tutelar de todos los niños de las escuelas del Sagrado Corazón en el mundo. Por ello el pasillo donde está la pintura hoy es una capilla que recibe cada día visitas que provienen de los lugares más alejados del mundo.


Una hermosa vida en comunidad

Un jardín amplio y antiguo

Espacios para hacer deporte a disposición

En los terrenos de la Trinità dei Monti hay buenas instalaciones deportivas para satisfacer las necesidades del Instituto Sacro Cuore. La ESM tiene acceso a las canchas de fútbol, voley, tenis y básquet.

Un refectorio y habitaciones históricas

Los estudiantes de la ESM viven en este lugar histórico, donde los monjes y luego las hermanas habitaron durante cinco siglos. Los pasillos estáan impregnados de la oración de tantas generaciones de hombres y mujeres que dieron su vida a Dios. Hoy aún vivmos en las celdas de los religiosos, después de una restauración que añade algo de comodidad.